20140904_195826Volviendo con el tema de las  relaciones y los afectos “en amor a dos”, y observando desde la nueva conciencia estas relaciones veo que estos temas siempre están en el tapete, son candentes y pre-ocupan  a muchas personas  en su diario vivir, tanto que no pueden enfocarse en el presente, siempre están en sus relaciones pasadas o en las que quieren tener en el futuro, todo un rollo muy enredado.   Quiero decirles  que nadie escapa a  los malos entendidos y  a las  malsanas relaciones.  ¿Por qué nos pasa lo que no queremos   que pase?

Creo sin temor a equivocarme que las personas piden lo que no tienen para dar, y entonces solo reciben  lo que  tienen para dar.

Bien simple, como puedes pedir algo que tú  ni siquiera  has comprobado mínimamente  de que se trata tu  pedido. Cuando vas a un restaurante y pides el menú que te gusta, sabes lo que pides, y ¿por  qué?   Por la sencilla razón  que con anterioridad  ya lo habías  probado y te había gustado. En las relaciones amorosas  pasa lo mismo, tienes que saber pedir para disfrutar de lo que recibes.

Si queremos crear nuestra realidad en el plano amoroso, tenemos  que ordenarnos un poco respecto a lo que pedimos, porque no puede venir a nosotros  una frecuencia  distinta a la que estamos  emitiendo en el momento que pedimos. Tampoco pidan  una “pareja” porque vienen  “dos”: casado o comprometido o en concubinato.  Pidan encontrar  (tampoco digan buscar, porque seguirán buscando sin encontrar) el amor de sus vidas,  su complemento aquí en este plano de existencia.

Hay que partir del pensamiento que no somos estáticos, estamos en un  continuo cambio o devenir  y  por lo tanto  las  realizaciones  siguen a los pensamientos, sean lo que sean;  entonces si odias a todo el mundo, no tienes bondad con los seres que se acercan a tu vida, eres egoísta, caprichoso, estás siempre apurado, preocupado, enojado, perplejo, confundido y otras  cosas más, como quieres que el amor de tu vida, tu complemento llegue claro, generoso, certero, leal, bondadoso y otras cosas más.

Mira tu interior, ahí está el secreto de lo que quieres  atraer, trata de elevar tus frecuencias con buenos pensamientos, amorosos sentimientos y mejores actitudes, y como el mundo exterior es tu fiel reflejo, todo se manifestará acorde a lo que estás emitiendo (pensando y sintiendo) en el momento que haces tú pedido al Universo.

El amor de tu vida, con quien deseas compartir toda esta sabiduría tampoco escapa a estas leyes espirituales, así que no pidas lo que  no puedas dar.

Más bien, empieza a dar para recibir acorde a lo que pides.

happy wheels 2 demo

Comments

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Se requieren los campos marcados *

*

3 Comentarios

  • Muy cierto Elida, como estos articulos hay que leerlod

  • Buenas noches….cómo se pide: alma gemela o alma afin? siempre había pedido pareja perfecta…con razón siempre han llegado los equivocados a mi vida—-
    Gracias por tu amable respuesta

  • Giovan Berenice Hernández 3 años atrás

    Gracias por estas palabras escritas. Saludos y luz a sus vidas. 🙂