Detalles

La frecuencia de los 8hz-432hz- es la frecuencia de la vida, (proporción aúrea). Cuando tocamos un do a 256hz, por simpatía vibran las otras octavas (audibles o no por el ser humano), es ahí donde se incluyen los 8hz. Mientras nuestra sociedad está basada en la parte izquierda del cerebro (parte lineal, lógica, masculina, guerrera, competidora, científica, violenta, gris, etc), tenemos pocas salidas respecto a la violencia y al desequilibrio total. Tanto la educación, religión, política, creencias, cultura, familia, etc, están basadas por costumbre (programada) en el machismo, de tal forma, que es difícil salir de esa rueda, sería necesario reencontrarnos con nuestra parte femenina (tanto hombres como mujeres), es decir , darle importancia a la parte derecha de nuestro cerebro (la que funciona a colores, intuitiva, imaginativa, divertida, creativa, femenina, pacífica, protectora, maternal, chamana etc. ), pero eso está como vetado por la mayoría de la humanidad, debido a la educastración que vivimos, y a la manipulación, para olvidarnos de lo creadores que fuimos y que somos. Sin esta parte, es fácil llevarnos por el camino, que los dirigentes del mundo desean. Esa es la parte que a mi me gusta de la frecuencia 432hz (el la), si buscamos el do (256hz) de esa octava, nos damos cuenta, que por simpatía, vibramos con el do (8hz,  la  frecuencia de los delfines), situado 5 octavas mas abajo (8..16..32..64..128..256hz….), una frecuencia equilibradora de nuestros hemisferios, afín al sonido de los delfines, y vibrando con la propia naturaleza. Es decir, sería como unir el Alma (parte femenina), con el Espíritu (parte masculina), y utilizar ese maravilloso programa que tenemos, que es la Mente, así todo este paquete integrado, nos ayudaría a reencontrarnos con el Ser Humano que llevamos dentro, no sería necesaria la paz, ni la lucha, ni la violencia, solo viviríamos en perfecta COHERENCIA, saliendo de la dualidad (desintegradora, separatista). A veces es difícil permitirnos, aunque sea personalmente, dejarnos vibrar con nuestra preciosa Alma creativa, intuitiva, artista… eso sería como confiar en nosotros, y no necesitar, ni políticos, ni religiosos, ni maestros, ni gurús, ni nada fuera de nuestro propio Ser. Afinados (nuestro propio cuerpo físico es un instrumento) en perfecta armonía de los 8hz…256hz…432hz…, nosotros podemos reencontrarnos con nuestra Conciencia y salir de la Violencia, la incoherencia y sus ciclos, manejados y estructurados por las élites en todos los tiempos pasados, presentes. O sea, la frecuencia de los 8hz-432hz- es la frecuencia de la vida, (proporción aúrea). Cuando tocamos un do a 256hz, por simpatía vibran las otras octavas (audibles o no por el ser humano), es ahí donde se incluyen los 8hz. Gracias.

FUENTE: CARLOS  RUEDA

Categoría:

Música

Comments

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Se requieren los campos marcados *

*