EL SECRETO PODER EN LOS BISONTES

El poder secreto de crear en el hombre ronda desde hace más de 20.000 años. Si bien en esa época no existía el dinero, si existían bienes muy valiosos para aquel hombre del paleolítico, que de acuerdo al arte rupestre que figura en la cueva de Altamira, serían los bisontes.

Ese hombre imaginaba en su mente un poder secreto de manifestación y se concentraba en ello en aquellas cuevas para que cuando saliera el sol pudiera encontrar la caza tan preciada y valiosa, de la cual dependía su vida y la de todo su clan.

Quizás para recordar ese poder de atraer la riqueza y la prosperidad de la cual dependían para sobrevivir, llamada bisontes,  dibujaban en la cueva sus hermosas y bellas figuras, sobre la cual focalisaban sus pensamientos y sentimientos, creando así la atmósfera adecuada y la vibración interna para manifestar  su prosperidad y continuidad en el mundo.

Así como hoy aplicamos ese descubrimiento más que milenario creando nuestro porvenir, eligiendo los resultados conectados conscientes a la fuente de las realizaciones personales.

La cueva de Altamira es una cavidad natural en la roca en la que se conserva uno de los ciclos pictóricos y artísticos más importantes de la Prehistoria. Está situada en Cantabria, región de España. Desde su descubrimiento por un cazador en 1868 y su posterior estudio por muchos historiadores culmina con que fuera  admitida su pertenencia al Paleolítico.

De esta forma se puede asegurar que la cueva fue utilizada durante varios periodos, sumando 22 000 años de ocupación. En cuanto a su techo ha recibido calificativos como “capilla sixtina” del arte rupestre.

Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1985.

Agregar Comentario

Correo Electrónico no será publicado