La Calle Mojada

En la quietud de la noche se desvanecian las luces de la ciudad, había un fuerte olor a tierra mojada, relampagueaba el cielo parecia no tener fin la incertidumbre. Confia y espera que ya llegará el alba y con ella el Sol. No te preocupes y deja que el amanecer se encargue de secar tus lagrimas y la calle mojada.

1 Comentario

Agregar Comentario

Correo Electrónico no será publicado