LAS CONEXIONES ESPIRITUALES Y EL PENSAMIENTO CREADOR

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

Nada más ver como vienen recuerdos, imágenes, personas, cosas, situaciones a nuestra mente. Que hacer, como encontrar respuestas a ello. Creo firmemente que esas imágenes por así llamarles no son solamente recuerdos o creaciones mentales nuestras, sino que a veces son emisiones recibidas de mentes conscientes que intentan comunicarnos algo o simplemente abrazarnos en el espíritu como almas que se reconocen  multidimensionalmente. El descubrir los motivos no es tan importante como simplemente recibir el mensaje.

Esas comunicaciones de mente a   mente, de alma a alma pueden contener  pensamientos y sentimientos  portadores de energías muy positivas. Pero qué pasa cuando tenemos dudas  y creemos que pueden ser obsesiones creadas por nosotros mismos al poner el foco de nuestra atención consciente en esas situaciones muchas veces no deseadas.

El caso es saber discernir con el corazón, que es el centro de pasaje y entrada  al mundo espiritual o puerta dimensional a otras dimensiones espirituales. En nuestro fuero interno nos damos cuenta que son esas sensaciones que llegan a nosotros. Para el peor de los casos en el que entidades oscuras quieran hacerse pasar por otras cercanas a nosotros, la  forma de estar protegidos ante esas imantaciones de energías negativas, no propicias a nosotros que se aproximan con engaños es brindarles amor.  Lo más probable que ante nuestra  creación consciente de ese sentimiento amoroso y la no reacción se alejen para siempre porque saben que estamos empoderados en el  poder  de crear nuestra propia vida, realidad propia  o lugar en el mundo.

Lo que sí es real es que la energía amorosa que brindemos a esas comunicaciones  protege y multiplica el amor que viene o el amor que damos. Esto es así porque el amor en la espiritualidad práctica es comprobable, tangible y real cuando estamos conscientes y conectados a la fuerza divina y creando desde un estado superior de conciencia.  Siempre nos damos cuenta.

No temas, no te preocupes no intentes cambiar esas situaciones, acéptalas como parte de tu grandiosidad y recurre a tu fuerza y poder superior para reconocerte en ellas.

Bendice el bien en esa situaciones y pide verlo, que se manifieste, que sea.

 

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

Agregar Comentario

Correo Electrónico no será publicado